cadenaSer

La alcaldesa dispuesta a repetir el pleno a propuesta de los trabajadores del Villamarta


La alcaldesa dispuesta a repetir el pleno a propuesta de los trabajadores del Villamarta

Izquierda Unida y Ciudadanos piden a PP y Ganemos que se abstengan para desbloquear la situación. Desde el PP insisten en que son posibles las modificaciones presupuestarias. 

La alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, no descarta convocar un pleno antes del próximo miércoles para intentar aprobar los presupuestos de 2016 que ayer tumbaron Partido Popular y Ganemos. La regidora lanza de nuevo un llamamiento a estos partidos para que reconsideren su posición y al menos se abstengan para que las cuentas puedan aprobarse y desbloquearse la situación. 

En la misma línea se han manifestado hoy los representantes de Izquierda Unida y Ciudadanos, las únicas formaciones que ayer votaron sí a los presupuestos. 

La concejal de Izquierda Unida Ana Fernández apela al diálogo para reconducir esta complicada situación. 

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Carlos Pérez, pide a Ganemos y PP que se abstengan por responsabilidad. 

Estas declaraciones las han realizado tras un encuentro que tanto la alcaldesa como los representantes de IU y Ciudadanos han protagonizado con los trabajadores del Teatro Villamarta. La directora del coliseo, Isamay Benavente, ha trasladado la incertidumbre por la que atraviesa la plantilla ante la posibilidad del cierre del teatro a finales de año ante la falta de crédito. Benavente también añade que de momento también está en el aire la celebración del próximo Festival de Jerez. 

Y mientras, desde el Partido Popular insisten en que es posible una modificación presupuestaria para desbloquear esta situación y la de Emuvijesa.  

Desde esta formación, el concejal Antonio Saldaña, apunta que las modificaciones presupuestarias son legales. Saldaña asegura que el  el grado de ejecución del presupuesto es del 43% y que el consistorio dispone de 125 millones de crédito. Por otra parte, Saldaña entiende que, además el presupuesto que se pretendía aprobar en pleno tenía una escasa vigencia.